UNA EMPRESA NO ES UNA MÁQUINA.

En los últimos años y entre más conozco diferentes organizaciones he tratado de resolver una pregunta que encuentro común a la gran mayoría de ellas, la cual tiene que ver con el reto de enfrentar los constantes cambios que exige el entorno del mercado y la competencia: ¿Porque es tan complejo adaptar las organización en un entorno de constantes cambios?, parte de la respuesta la encontré en un artículo reciente que enfoca de cierta manera esta misma pregunta y al parecer la respuesta tiene que ver con algo aparentemente simple: estamos administrando las empresas como mecanismos no como organismos. 

Esta entrada es una traducción de un artículo escrito por Dave Gray y que pueden encontrar en el siguiente link.


La empresa no es una máquina.

Históricamente hemos pensado en las compañías como máquinas y las hemos diseñado de la misma manera en que diseñamos máquinas.

Una maquina típicamente tienen las siguientes características:
  1. Está diseñada para ser controlada por un conductor o un operador.
  2. Necesita ser mantenida, y cuando falla la arreglas.
  3. Una maquina funciona más o menos igual durante toda la vida de la misma, eventualmente cambian las cosas o la maquina se desgasta y se requiere construir o comprar una nueva.
Un carro es un perfecto ejemplo del diseño de una máquina, se controla por un conductor, los mecánicos le hacen su rutina de mantenimiento y la reparan cuando falla, eventualmente el carro se desgasta o cambian sus necesidades por lo que vendes el carro o compras uno nuevo.

Así mismo tendemos a diseñar las compañías de la misma manera en que diseñamos máquinas: necesitamos que la compañía desempeñe ciertas funciones de tal forma que la diseñamos y construimos para que desarrolle esa función.

La visión de la máquina es muy exitosa en ambientes estables, si hay una predecible y pareja demanda por un producto único y estándar entonces las máquinas son muy eficientes y productivas, en tales condiciones una compañía que se porte como una máquina puede ser muy rentable al producir ítems uniformes en grandes lotes.

Pero con el tiempo, las cosas han cambiado, La empresa crece hasta cierto punto, se requieren nuevos sistemas, la demanda cambia, los clientes quieren productos y servicios diferentes, por lo que necesitamos rediseñar y reconstruir la máquina para satisfacer estas nuevas funciones.

Este tipo de reconstrucción puede tomar diferentes nombres , incluyendo “reorganización”, “reingeniería”, “rightsizing”, “aplanado” de la estructura etc, el problema con este pensamiento es que la naturaleza de la maquina es a permanecer estática mientras que la naturaleza de la empresa es crecer, este conflicto causa todo tipo de problemas por que debes rediseñar y reconstruir permanentemente mientras que al tiempo necesitas operarla. Irónicamente en este escenario el proceso de aumentar la eficiencia es frecuentemente muy ineficiente, y entre más rápido cambian las cosas más problemático se convierte.

Las compañías realmente no son máquinas, sino complejos y dinámicos sistemas crecientes, después de todo son grupos de personas que se han unido para obtener algún tipo de propósito.


El propósito de una maquina está diseñado dentro de su estructura, una vez el propósito de una maquina ha sido definido hace lo que haya sido diseñado para hacer, pero si el entorno cambia la máquina no tiene forma de advertir el cambio y ajustarse a la nueva situación, por lo que se vuelve obsoleta.

Los organismos de otro lado, se controlan por si solos, el propósito de un organismo no viene de un diseñador externo o un controlador sino desde adentro, un organismo lucha en el tiempo para obtener su propósito en el mundo. Cuando las condiciones en el entorno cambian un organismo responde ajustando su comportamiento y mejorando su desempeño en el tiempo, en otras palabras aprende!


Por muchos años la visión de la máquina ha prevalecido y muchas compañías son diseñadas como máquinas de proceso, de productos e información, pero procesar información NO es aprender, producir no es aprender, aprender es un proceso creativo no uno mecánico.

Además muchos factores críticos en un negocio no pueden ser fácilmente contados, medidos o controlados como en las máquinas.

Por ejemplo cual es el valor de un cliente satisfecho? Cuál es el efecto multiplicador de este cliente que comparte su experiencia positiva con colegas familiares y amigos?, cual es el valor de una sonrisa sincera en lugar de una fingida?, cual es el valor de cientos o miles de personas auténtica y entusiastamente conectadas con sus clientes en su trabajo regular?, imagínese tratando de medir algo llamado “autenticidad”, no puede forzar a alguien a decir “tenga un buen día”, no puede forzar que de verdad lo sienta.

Especialmente en una economía de servicios las cosas más importantes: autenticidad, conexión o confianza son las más difíciles de medir y ciertamente no podrán ser nunca controladas por métodos tradicionales como con supervisores, políticas guiones o procedimientos.

Resaltadorkaizen:  

Mientras sigamos considerando empresas como máquinas estaremos tratando de fundamentar  los sistemas de mejoramiento en métodos rígidos impregnados de políticas inflexibles y estándares impuestos por lo que estaremos engrasando perfectamente los mecanismos de una máquina que será obsoleta en el mediano plazo, pero cuando vemos las empresas como organismos, sus modelos de mejora y sistemas de gestión se tornan igualmente dinámicos y ágiles en donde cada quien entiende su propósito y puede ajustarlo a las circunstancias si el entorno lo requiere reinventándose a través de su propio aprendizaje, Steven covey siempre sostuvo que las empresas exitosas son aquellas en las que cada persona tiene claridad de decisión en entornos turbulentos sin esperar ordenes externas. 

En los organismos igualmente fluye la comunicación que permite la adaptación y la supervivencia, sus subsistemas no pueden funcionar aisladamente por que mueren, algunos dependen posiblemente de elementos intangibles complejos de medir como la intuición la colaboración y la comunicación pero en un organismo todos sus componentes tienen juntos el mismo objetivo

Recuerde entonces, las empresas no funcionan más como mecanismos funcionan como organismos, su modelo de excelencia está concebido para cual?

Hasta la próxima.

1 comentario:

  1. Se podría considera que los sitemas de gestión tipo ISO9000 en cierta manera están concebidos para empresas que son como máquinas...

    ResponderEliminar